El lado oscuro de la subrogación en Ucrania

En toda Ucrania, los anuncios sobre cómo convertirse en una madre sustituta están pegados en los autobuses y en todo el metro.Preguntan: “¿Tienes entre 18 y 35 años? ¿Tienes hijos sanos? ¿Estás en buena forma física y psicológica? ¿Eres respetuosa de la ley?”

Alina decidió convertirse en una madre sustituta en 2016 porque estaba luchando por ganar suficiente dinero como peluquera en su ciudad natal de Donets, en Kharkiv. “Es difícil encontrar un trabajo bien pagado en Ucrania. Quería renovar la casa y reservar dinero para la universidad de mi hijo; son muy caras. Mi madre nunca tuvo los medios para apoyarme de esa manera, pero quiero que mi hijo tenga una buena educación“.

BioTexCom, la compañía de subrogación más popular de Ucrania, le ofreció $11.000 por un embarazo y un ingreso mensual de $250, una suma más de tres veces el salario promedio anual en Ucrania de aproximadamente $ 3.000.

Ucrania se ha convertido en un destino cada vez más popular para parejas extranjeras que buscan servicios de subrogación asequibles desde que se legalizaron en 2002. El paquete promedio cuesta alrededor de $ 30.000, en comparación con los precios entre $ 80.000 y $ 120.000 en los Estados Unidos.

La demanda ha aumentado desde 2015, cuando Tailandia, India y Nepal prohibieron la subrogación comercial tras los informes de explotación generalizada de mujeres.

Según Sergii Antonov, un abogado con sede en Kiev que se especializa en el campo médico y reproductivo, entre 2.000 y 2.500 niños nacen a través de subrogación en Ucrania cada año, casi la mitad a través de BioTexCom.

Pero a medida que crece la demanda, Antonov dice que hay informes crecientes de supuesta explotación tanto de madres sustitutas como de padres. “La subrogación comercial Ucrania no está regulada y dos tercios de la industria operan ilegalmente“, dijo.

Condiciones inhumanas en Ucrania

Alina dijo que las condiciones para las madres sustitutas son terribles. Ella dijo que BioTexCom la colocó en un pequeño departamento 32 semanas después de su embarazo con otras cuatro mujeres, donde se vio obligada a compartir la cama con otra madre sustituta.

Todas estábamos muy estresadas. La mayoría de las mujeres provienen de pueblos pequeños y se encuentran en situaciones desesperadas. Si no estábamos en casa después de las 4 pm, podríamos ser multadas con 100 euros. También nos amenazaron con multa si criticábamos abiertamente a la compañía, o nos comunicábamos con los padres biológicos“, dijo.

Alina dio a luz en un hospital en Kiev: “Nos trataron como ganado. No había agua caliente, nos lavábamos con botellas de plástico en el inodoro con agua precalentada. Quería que me trasladaran a un hospital diferente, pero el personal me amenazó con no pagarme nada si me quejaba“.

Tres días después de dar a luz, comenzó a sangrar mucho y fue trasladada de urgencia a la unidad de Cuidados Intensivos. Un pedazo de su placenta había quedado en su vientre después del parto, algo potencialmente mortal. Los médicos retiraron la pieza cinco días después del nacimiento del bebé.

Biotexcom en la mira

El centro cerró durante unas semanas en agosto pasado. Según la compañía, fue para una limpieza anual, pero ocurrió justo después de que el propietario de Biotexcom, Albert Totchilovski, fuera puesto bajo arresto domiciliario por tráfico de niños.

Totchilovski también está siendo investigado por evasión fiscal. Biotexcom solo tiene $200.000 en capital cuando debería haber ganado al menos 30 millones de euros en los últimos tres años, dijeron los fiscales del caso, que sospechan que el dinero ha sido enviado a paraísos fiscales en Chipre y Lituania.

Con información de Al Jazeera y El País


También te puede interesar > Tres exmilitares y un contratista de EEUU detenidos en protestas de Haití

LachToday.com

Noticias | News

You may also like...

2 Responses

  1. febrero 22, 2019

    […] Te puede interesar > El lado oscuro de la subrogación en Ucrania […]

  2. marzo 1, 2019

    […] Te puede interesar > El lado oscuro de la subrogación en Ucrania […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.