Pobreza y exclusión causan migración en Honduras

En el transcurso de este año, la calidad de vida en Honduras disminuyó considerablemente, convirtiendo la realidad del país en una pesadilla para la población de escasos recursos económicos. Solo en el mes de octubre hubo varios incrementos: el cartón de huevo aumentó más de seis lempiras, la gasolina superior ya supera los 103 lempiras el galón y para dar el tiro de gracia, la tarifa energética incrementó en más de 18%.

La situación es cada vez más precaria, y la población es quien paga esos golpes, una población que al ver este contexto pierde las esperanzas, pierde las ganas de permanecer en el país. El mes de octubre trajo paquetazos, pero también medidas desesperadas en la segunda quincena del mes: ciudadanos organizaron caravanas para migrar con rumbo a Estados Unidos. Las caravanas son la primera respuesta de las víctimas ante la crisis insostenible.

“Los únicos responsables de esta crisis es el gobierno, ellos han aumentado a casi todo y, además, han privatizado lo público, ellos están generando esta crisis”, opinó el diputado de Libre, Jorge Cálix.

En Honduras hay realidades ineludibles: falta de empleo, violencia, desplazamiento y el alto costo de la vida. Una familia promedio con solo un integrante trabajando y que devenga el salario mínimo, recibe de ingreso aproximadamente nueve mil lempiras menos deducciones (unos 385 dólares), una cantidad insuficiente para pagar energía, comprar comida, asumir gastos del hogar, pagar escuelas y transporte.

Según el Foro Social para la Deuda Externa de Honduras (Fosdeh), hay más de 300 mil nuevos pobres de un año al otro. “Lo que están haciendo es un tobogán en el que están metiendo a la clase media, la clase pobre y las están empobreciendo más”, expresó el economista Ismael Zepeda al valorar la situación.

A pesar de los datos, el gobierno no asume su papel como responsable de la crisis, todo lo contrario, mantienen su discurso de culpar a los opositores de ser los responsables de frenar el desarrollo en el país. Para Luis Colindres, secretario del Partido Nacional, hay una campaña de la oposición para hacerle creer a la gente que la situación en el país es insostenible, y de esa forma motivarlos con mentiras y fines políticos para que la gente migre de la nación.

La situación económica y política y la migración están separadas por una línea delgada, y que por los hechos de la última semana, parece haber sido rebasada por las víctimas. Más de 2.000 personas salieron el pasado viernes del país con rumbo a Estados Unidos, que actualmente se encuentran en Guatemala, mientras que en ciudades como La Ceiba, Choluteca, Valle, San Pedro Sula y Tegucigalpa, la gente sigue saliendo masivamente en búsqueda de una mejor vida, en pocas palabras huyendo de esta realidad.

Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras, sale al paso al manifestar que en el país hay condiciones y voluntad para generar mejores condiciones de vida. En conferencia de prensa al llegar al país, luego de su visita en Estados Unidos, dijo que como gobierno invitan a los migrantes a retornar a su país, que ellos no los abandonarán.

En la misma línea, el gobierno norteamericano a través de sus delegados en el país, Heidee Fulton, encargada de negocios de la embajada, emitió un video en el que asegura que su país estará dispuesto a seguir ayudando económicamente al Estado para que no sigan en esta caravana que desde su perspectiva no tendrá ningún éxito.

Honduras retiene a 54 menores

El Gobierno informó que ha retenido a 54 menores solos que pretendían salir del país y llegar a EE.UU. en la caravana que se desplaza por Guatemala y anunció la habilitación de dos centros de protección temporal para atender a la niñez en condición de migración irregular.

Del total de menores retenidos, 50 son niños y cuatro niñas en edades de entre 12 y 17 años, indicó la titular de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (DINAF), Lolis Salas, en un comunicado de la institución. La institución agregó que 21 de los 54 menores no acompañados ya fueron “reintegrados” con sus familias y los 33 restantes permanecen “bajo protección” de la Dinaf.

Las autoridades hondureñas realizan “los procesos de investigación correspondientes para poder asegurar que sus familias asuman la responsabilidad directa, ya que la tutela de los niños, niñas y adolescentes la asume el Estado cuando los padres y madres de familia no toman esa responsabilidad primaria que establece la normativa nacional e internacional”, destacó.

A la caravana de “3.000 migrantes“, según cifras de la ONU, que salió el sábado pasado de la ciudad hondureña de San Pedro Sula con rumbo a Estados Unidos y se ha dispersado en Guatemala, se pretende sumar otra, de más de 400 personas, que ingresó a El Salvador y siguió su ruta también hacia el país del norte.

Mientras las condiciones de vida en el país sean insostenibles para la población, la situación muestra una tendencia hacia la agudización de la crisis no solo económica y migratoria, sino también política.

Con información de EFE, Radio Progreso y La Vanguardia


Por si te puede interesar: Una nueva píldora azul podría detener el VIH

LachToday.com

Noticias | News

You may also like...

1 Response

  1. noviembre 6, 2018

    […] que los migrantes de la caravana abordaron dos camiones en la Ciudad de la Isla en el estado de Veracruz y agregó que “estuvimos […]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.