Los medicamentos para la adicción son en su mayoría recetados a personas blancas

Las personas blancas, con adicción a la heroína, el fentanilo y otros opioides han tenido acceso casi exclusivo a la buprenorfina, una droga que frena el deseo de los opioides, y reduce la posibilidad de una sobredosis fatal, según estudio realizado en la Universidad de Michigan y publicado en JAMA Psychiatry.

Los investigadores revisaron dos encuestas nacionales de prescripciones informadas por médicos. De 2012 a 2015, a medida que aumentaron las muertes por sobredosis en muchos estados, también lo hicieron la cantidad de visitas, durante las cuales un médico o enfermera practicante prescribió buprenorfina, a menudo referida por el nombre de marca Suboxone. Los investigadores evaluaron 13,4 millones de encuentros médicos relacionados con la droga, pero no encontraron un aumento en las recetas escritas para afroamericanos.

Las poblaciones de blancos tienen casi 35 veces más probabilidades de tener una visita relacionada con la buprenorfina que los estadounidenses de raza negra“, dijo la Dra. Pooja Lagisetty, profesora asistente de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan y autora principal del estudio.

El uso dominante de la buprenorfina para tratar a personas blancas ocurrió mientras las muertes por sobredosis de opioides aumentaron más rápidamente para las personas de raza negra que para los blancos.

Esta epidemia en los últimos años ha sido enmarcada por muchos como una gran epidemia blanca, pero ahora sabemos que eso no es cierto“, dijo Lagisetty.

Lo que es cierto, agregó Lagisetty, es que la mayoría de los pacientes blancos pagaban en efectivo (40%) o dependían de un seguro privado (35%) para financiar su tratamiento con buprenorfina. El hecho de que solo el 25% de las visitas se pagaron a través de Medicaid y Medicare “destaca que muchas de estas visitas podrían ser muy costosas para las personas de bajos ingresos”, dijo Lagisetty.

Los médicos y enfermeras pueden exigir pagos en efectivo porque hay una escasez de médicos que pueden recetar buprenorfina, según el Dr. Andrew Kolodny, codirector de Investigación de Políticas de Opioides en la Escuela Heller para Política y Gestión Social de la Universidad de Brandeis. Solo alrededor del 5% de los médicos han tomado la capacitación especial requerida para recetar buprenorfina.

Las personas con más recursos, que son más propensas a ser blancas, tienen más probabilidades de acceder al tratamiento con buprenorfina“, dijo Kolodny, quien no participó en el estudio.

Algunos médicos que han estudiado las disparidades raciales en el tratamiento de la adicción dicen que las causas fundamentales se remontan al año 2000, cuando se aprobó la buprenorfina. En ese momento, los defensores argumentaron que la buprenorfina era necesaria para ayudar a tratar a los jóvenes de zonas suburbanas, según la Dra. Helena Hansen de la Universidad de Nueva York. Esos pacientes jóvenes no se consideraban adictos a la heroína de la misma manera que la adicción de personas de zonas urbanas que acudían a las clínicas de metadona para recibir tratamiento.

La buprenorfina se introdujo como tratamiento de oficina privada, para un mercado privado con medios para pagar. Por lo tanto, su diseminación desigual para la dependencia de los opioides no es accidental“, dijo Hansen, profesor asociado de psiquiatría y antropología”.

Hansen agregó que la solución debe incluir el acceso universal al tratamiento en un entorno de atención primaria; el fin de la criminalización de la dependencia de opioides (que pone a más negros en prisión por consumo de drogas que los blancos) y más fondos federales para ampliar el acceso a la buprenorfina para todos los pacientes .

Con información de KHN


Te puede interesar > El consumo mundial de alcohol aumenta

LachToday.com

Noticias | News

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.