Internet, una espada de doble filo

Internet es la innovación más importante de nuestra generación. Ha acelerado el crecimiento del conocimiento más que cualquier otro invento en la historia. A través de él, el nivel de vida en todo el mundo ha crecido a grados de prosperidad inigualables.

Por otro lado, ha introducido amenazas en nuestras vidas con las que nunca antes hemos tenido que lidiar. Robo de identidad, piratería, malware, noticias falsas, calumnias, todo se propaga por la cúspide de la era de Internet.

Desafortunadamente, no se puede tener lo bueno sin lo malo. Y no hay mucha opción si quieres participar en Internet. Es simplemente una fuerza demasiado grande en el mundo de hoy. Y está aquí para quedarse.

Capitalismo digital

A medida que se formó en las últimas décadas, surgieron unos jugadores importantes, Facebook, Google y Amazon, y formaron un triunvirato que representa de manera efectiva a los guardianes de la tecnología. Tienen un control inmenso, casi increíble, sobre lo que los usuario de Internet, experimentan todos los días.

Y además, saben todo sobre ti. Su recolección de datos no tiene paralelo en la historia de la humanidad: edad, sexo, dirección, pasatiempos, hábitos de compra, hábitos de navegación web, problemas de salud, puntaje de crédito, amigos, familiares, nombres de perros, etc. Lo tienen todo. Probablemente, hasta saben más de nuestros cónyuges y familiares que nosotros mismos.

En el artículo Capitalismo Digital: Monopolio de Datos, de Haiman El Troudi, podemos leer un punto clave:Captar la atención obediente del Homo Digitalis es el objetivo central de las operaciones sicológicas de los amos del mundo, quienes no cesarán en su afán por asegurar la subordinación intelectual y cultural de la humanidad tanto como la explotación y apropiación del trabajo ajeno. Su estadio ideal: instaurar servidumbre voluntaria que haga “misericordiosa y afable la expoliación”.

El perfil digital

Nuestros perfiles en Internet les permite dar forma a su experiencia en línea. Lo hacen a través de anuncios, resultados de búsqueda, feeds de redes sociales y notificaciones. Todo es parte de una estrategia para influir en su toma de decisiones, ya sea comprar cualquier cosa o hasta votar de cierta manera.

La data a gran escala se emplea como soporte opaco en procesos electorales, o como sistema de ventas cruzadas, o como predictores bursátiles, como estimadores de gastos totales en clientes bancarizados, o como optimizador de cadenas de suministros, por esta razón crece el interés y la especialización empresarial en la acumulación de datos masivos: IBM, Oracle, Facebook, T-Mobile, Spotify, Amazon, Google, Netflix, Nike, grandes bancos, y un largo etcétera“. Están en todo.

Internet

El inventor de la World Wide Web, Sir Tim Berners-Lee, incluso ha declarado que una Internet descentralizada fue su plan desde el principio. Esto es lo que le dijo a Vanity Fair en 2018: “El espíritu allí era descentralizado. Todo se basaba en que no había ninguna autoridad central a la que tuvieras que acudir para pedir permiso. Ese sentimiento de control individual, ese empoderamiento, es algo que hemos perdido”.

La web y el gran capital tras ella

No se puede perder la perspectiva, como indica El Troudi en su artículo: “En cada una de sus crisis cíclicasel capitalismo se reinventa en la búsqueda de reconstruir su legitimidad y su matriz de reproducción económica, con el dominio de los recursos estratégicos siempre en la mira. La propiedad privada, como pilar fundamental en la valorización del capital, históricamente ha gobernado todo cuanto pueda tranzarse: tierras, materias primas, medios de producción, patentes, conocimientos, y recientemente, datos“.

Facebook, por ejemplo, ha estado recientemente en el ojo del huracán por su influencia en resultados de elecciones en todo el mundo. Un reciente informe de investigación publicado por el Comité Digital, Cultura, Medios y Deporte en el Reino Unido acusó al gigante de las redes sociales de “influencia extranjera, desinformación, financiamiento, manipulación de votantes y el intercambio de datos“.

Internet

Además, hace unos días, Facebook dijo que millones de contraseñas de cuentas de usuarios se habían almacenado de forma insegura, lo que potencialmente permitiría a los empleados acceder a las cuentas de las personas sin su conocimiento”.

Recientemente, tampoco podemos olvidar, que en las horas que siguieron al tiroteo en Christchurch, Facebook no pudo detener el intercambio de las imágenes inquietantes en su propia plataforma.

Amazon y Google tampoco se quedan atrás. Por ejemplo, Amazon solía tener una política en la que los venededores de su plataforma no podían vender en otros lugares a un precio más bajo, así cierra la puerta a posibles competidores en la venta en línea.

Google acaba de recibir una multa de 1.500 millones de euros por evitar que los anunciantes prueben plataformas de motores de búsqueda rivales. Lo que están haciendo estos tres grandes titanes de la tecnología es fortalecer su dominio sobre su actividad en línea.

Descentralización como forma

La centralización del poder con la tríada de Facebook, Amazon y Google crea un obstáculo importante para la competencia. Menos competencia significa precios más altos, productos peores y menos poder para el consumidor, al menos en teoría económica. Prevenir el comportamiento anticompetitivo podría significar una mejora para nosotros como usuarios.

Evitar la propagación de la mercantilización de la privacidad ciudadana y el control social de las TIC y las Redes Sociales (RRSS), es una agenda de primer orden. Tales, poderosas e imprescindibles, herramientas que forman parte indisoluble de la vida presente de las personas, pueden y deben emplearse para objetivos sociales superiores: entretener, educar, comunicar e informar, así como para interconectar positivamente a las civilizaciones, y socializar las buenas prácticas y experiencias exitosas de las comunidades, a fin de ser adaptadas y emuladas en donde sea posible“, indica Haiman El Troudi.

Sir Tim Berners-Lee ha tomado estos hechos y está preparando una nueva plataforma llamada Inrupt, donde los datos y perfil en línea se almacenan de manera segura en lo que él llama un “POD”. Tu POD forma parte de tu identidad, lo controlas y te pone en el asiento del conductor de quién puede acceder a tu información.

Internet
Sir Tim Berners-Lee, alerta de la necesidad de equilibrar intereses del sector tecnológico y los usuarios, así como incentivar el acceso a internet | Foto: Wikimedia

No deseas que Facebook sepa qué partido político apoyas, simplemente eliges no compartir eso. No te gustan los motores de búsqueda que analizan tu historial, puedes mantener eso en secreto

Pero también podrías vender tus datos a las empresas si lo deseas. Por ejemplo, tus datos de sueño (grabados en un reloj inteligente) a una tienda de colchones que quiere saber más sobre cómo duermen las personas. Es un ganar-ganar.

De cualquier manera, actualmente estás entregando toda tu información de forma gratuita al usar Facebook, Amazon, Google, etc. La venta o la seguridad de esos datos sería una gran mejora en la situación actual.

Y apunta a un futuro más libre y empoderado de nuestro mundo conectado a Internet, en un momento en el que las brechas en la base de datos de contraseñas y la manipulación de las elecciones en las redes sociales pasen a ser algo del pasado.


Haiman El Troudi: ingeniero de Sistemas, egresado de la Universidad de los Andes en Venezuela, planificador, investigador, docente y escritor. Conoce más


Te puede interesar > Israel encarcela a cientos de niños palestinos cada año

LachToday.com

Noticias | News

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.