Golpe de Estado en Bolivia: una semana después que Morales detuviera acuerdo de litio con multinacional

El golpe militar del domingo en Bolivia estableció un gobierno que parece revertir una decisión del presidente Evo Morales, de cancelar un acuerdo con una empresa alemana para desarrollar depósitos de litio en el país latinoamericano para baterías como las de los autos eléctricos.

El golpe de Estado, que el domingo provocó que Morales renunciara, fue el resultado de días de protestas de elementos de derecha enojados con el gobierno izquierdista de Morales. La senadora Jeanine Añez, del partido de centro derecha Unidad Democrática, es actualmente la presidente interina en el inestable gobierno.

Foto: La Vanguardia

El editor analista de inversiones Argus instó a los inversores a vigilar la situación y señaló que la producción de gas y petróleo de compañías extranjeras en Bolivia se había mantenido estable.

La medida de Morales el 4 de noviembre para cancelar el acuerdo de diciembre de 2018 con ACI Systems (ACISA) de Alemania se produjo después de semanas de protestas de los residentes del área de Potosí. La región posee del 50% al 70% de las reservas mundiales de litio en las salinas del Salar de Uyuni.

Entre otros clientes, ACISA proporciona baterías a Tesla: las acciones del fabricante de autos eléctricos subieron el lunes después del fin de semana.

Como señaló Bloomberg News en 2018, el litio ha hecho que el país sea increíblemente importante en la próxima década:

“Se espera que la demanda de litio aumente más del doble para 2025. El mineral blando y ligero se extrae principalmente en Australia, Chile y Argentina. Bolivia tiene un montón: 9 millones de toneladas que nunca se han extraído comercialmente, la segunda cantidad más grande del mundo, pero hasta ahora no había una forma práctica de extraerlo y venderlo”.

La cancelación del acuerdo de ACISA por parte de Morales abrió la puerta a una renegociación del acuerdo con términos que brinden más beneficios a la población del área o a la nacionalización directa de la industria boliviana de extracción de litio.

Bolivia

Como informó Telesur en junio, el gobierno de Morales anunció en ese momento que estaba “decidido a industrializar Bolivia y ha invertido grandes cantidades para garantizar que el litio se procese dentro del país para exportarlo solo en forma de valor agregado, como en baterías“.

No está claro cuáles son los próximos pasos para la industria en una Bolivia posterior al golpe, según la firma de análisis de inteligencia global Stratfor:

A largo plazo, la continua incertidumbre política dificultará que el país aumente su producción de metales estratégicos, como el litio o desarrolle un sector de valor agregado en el mercado de baterías. El pobre clima de inversión llega en un momento de expansión de oportunidades globales en la producción de baterías de iones de litio para satisfacer la creciente demanda de la fabricación de vehículos eléctricos.

ACISA le dijo a la emisora ​​alemana DW la semana pasada que la compañía estaba “segura de que nuestro proyecto de litio se reanudará después de una fase de calma política y aclaración“.

El domingo, Evo Morales renunció.

Con info de Global Research


Te puede interesar > “Hackers de la atención” o cómo minan tu cerebro

LachToday.com

Noticias | News

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.